¿Puedo utilizar mi cámara térmica para la detección de temperatura elevada de la piel?

La detección de la temperatura elevada de la piel con una cámara termográfica puede ayudar a las organizaciones a evitar las continuas interrupciones en el trabajo y en la producción provocadas por la COVID-19. Al detectar la temperatura elevada de la piel de cada individuo antes de entrar en un edificio, puede determinar quién necesita un control médico por tener fiebre, que puede ser una señal de infección. Es una manera sencilla y eficiente de ayudar a reducir el riesgo de propagación del virus.

Pero, ¿tiene que comprar una cámara especial para detectar la temperatura elevada de la piel de las personas? Si los administradores, los equipos de inspección o el personal de medioambiente, salud y seguridad de sus instalaciones ya utilizan la termografía en sus trabajos diarios, puede que ya tenga lo que necesita.

La cámara adecuada para la tarea

Las cámaras termográficas pueden proporcionar un método rápido y eficaz de examinar a muchas personas en muy poco tiempo. En lugar de tener que utilizar el contacto directo o cercano para una medición de temperatura, las cámaras térmicas están diseñadas para detectar desde lejos la radiación infrarroja (el calor) que hay dentro de su campo de visión, para luego mostrarla en forma de imagen fácil de interpretar. Además, las cámaras térmicas calibradas FLIR proporcionan miles de puntos de medición de temperatura en cada imagen. Estos puntos se pueden utilizar para determinar la temperatura superficial de objetos y personas. Gracias a esta capacidad, las cámaras térmicas FLIR se utilizan frecuentemente como una herramienta de detección sin contacto para identificar diferencias en las temperaturas de la superficie de la piel y cambios en los patrones. De hecho, FLIR cuenta con la certificación de la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) estadounidense para ofrecer diversos productos térmicos que identifican temperaturas elevadas de la piel, junto con otras herramientas de detección.

Consulte a su equipo

Puede que los equipos de administración de sus instalaciones ya cuenten con una cámara térmica FLIR portátil para realizar trabajos eléctricos o tareas de mantenimiento del edificio.

O puede que su empresa tenga cámaras fijas y automatizadas ubicadas por las instalaciones para la monitorización del estado del lugar, la detección anticipada de incendios o el control de calidad de los productos.

Para esta aplicación en concreto, su cámara necesitará tres funciones: calibración para la medición de temperatura, suficiente resolución para producir una imagen clara con múltiples puntos de medición (al menos 240 × 180 píxeles) y sensibilidad para medir de forma precisa la temperatura de la piel (al menos de ±0,5 °C por encima del rango de 34 a 39 °C). Los modelos de cámaras FLIR adecuados son las cámaras de las series Exx, T y A.

La ventaja del modo de detección

Si tiene la suerte de tener una cámara de la serie Exx, la serie T o la A320 Tempscreen, tendrá la ventaja añadida del modo FLIR Screen-EST™, un modo de detección integrado de temperaturas elevadas de la piel. Puede activar este modo desde el menú del sistema y se ejecuta en tiempo real en el monitor de la cámara (sea de la serie Exx o T) o en un ordenador (A320 Tempscreen).

En el modo de detección, puede tomar una muestra de los datos de temperatura de la piel de las personas en la ubicación de prueba para establecer una temperatura media de muestra. A continuación, se examina a cada persona por separado y se compara la temperatura medida con la temperatura media. Esto ayuda a garantizar que las mediciones tengan en cuenta los factores ambientales, como el aire acondicionado, la temperatura exterior y la hora del día.

FLIR ofrece muchos consejos para configurar el modo de detección de su cámara en
flir.com/ehs.

Las cámaras térmicas no diagnostican enfermedades

Es importante tener en cuenta que ninguna cámara térmica puede detectar un virus ni una fiebre. No son herramientas de diagnóstico médico. En cambio, las cámaras térmicas le permiten detectar temperaturas elevadas de la piel a una distancia segura para luego determinar si el individuo debe pasar por un segundo control, en el que se utilizará un dispositivo médico.

La cámara térmica FLIR que ya tiene tampoco puede examinar a un grupo entero de personas a la vez, ni medir de forma fiable la temperatura de personas que están muy lejos de la cámara. Lo ideal es acercar a las personas, una por una, a la cámara, asegurarse de que estén enfocadas, realizar la medición rápidamente y permitirles pasar mientras se examina a la siguiente persona.

Al utilizar la cámara FLIR que ya tiene, su empresa podrá examinar a los empleados que están en primera línea, así como a los clientes, en busca de temperaturas elevadas de la piel antes de que entren en espacios concurridos. Las organizaciones que implementan estos sistemas de detección pueden ayudar a conseguir que el lugar de trabajo sea más seguro para los trabajadores.

Artículos relacionados