Cámaras termográficas utilizadas para el control de la población de ciervos

Los ciervos no tienen depredadores naturales en el Reino Unido y, debido a ello, el número de ciervos ha aumentado drásticamente. Aparte de sacrificar ciervos, las únicas limitaciones para el crecimiento de su población son el hambre, las enfermedades y los atropellos. The Deer Initiative estima que es necesario sacrificar al menos 500 000 ciervos al año en el Reino Unido. Sin el sacrificio cuidadoso y selectivo de ciervos, los problemas con los venados aumentarían rápidamente. Los daños causados ​​por los ciervos pueden incluir daños graves en los cultivos, árboles y arbustos, y se han convertido en una gran preocupación para los administradores de campo y los jardineros por igual.

También está el problema de los «atropellos de ciervos», que pueden tener consecuencias muy graves e incluso fatales. Si bien también se pueden explorar otras formas de control de los ciervos, por ejemplo, el uso de cercas y otros elementos disuasorios, la creencia de County Deer Stalking es que los números de venados solo pueden controlarse adecuadamente mediante un sacrificio selectivo y cuidadoso.

County Deer Stalking fue fundada por Peter Jones, cazador profesional de ciervos en el sureste de Inglaterra. Jones controla las poblaciones de ciervos en una variedad de hermosos paisajes rurales en Hampshire, Surrey y Sussex. Estos condados tienen grandes poblaciones de barbechos, corzos y ciervos Muntjac.

Como cazador profesional, posee todas las Calificaciones de Gestión de Ciervos (DMQ) relevantes y es un Testigo Aprobado de DMQ para la Sociedad Británica de Ciervos y la Asociación Británica de Caza y Conservación.

Además de controlar las poblaciones ciervos en territorios de más de 800 hectáreas, County Deer Stalking también ofrece servicios de batidas acompañadas de ciervos y venados salvajes, tanto para principiantes como para cazadores experimentados.

Una gran adición al equipo de caza

Por lo general, el equipo estándar para los cazadores de ciervos es un rifle con mira telescópica, un par de prismáticos y un cuchillo para despiezar. «Durante los últimos dos años he leído y escuchado más y más información sobre el uso de cámaras termográficas para aplicaciones en exteriores», dice Peter Jones. «Tenía muchas ganas de tener una en mis manos para descubrir cómo se podría usar esta tecnología durante las batidas». Sin haber utilizado nunca ningún tipo de visión nocturna o termográfica, Peter tuvo la oportunidad de añadir un FLIR Scout PS-32 a su equipo.

Las Series Scout PS de FLIR son las cámaras termográficas más pequeñas y asequibles de su clase. Están equipadas con detectores microbolómetros no refrigerados que no requieren mantenimiento y ofrecen termografías nítidas en cualquier situación, tanto de día como de noche. La Scout PS-32 de FLIR produce termografías de 320 x 240 píxeles. Los usuarios que no necesiten esta resolución tan elevada pueden optar por el modelo PS-24, que produce termografías de 240 x 180 píxeles. Todas las cámaras están equipadas con un avanzado software interno que proporciona una imagen nítida sin necesidad de que el usuario realice ajustes.

Definitivamente, una gran adición

A pesar de utilizar la FLIR Scout PS-32 solamente un breve período de tiempo, Peter descubrió las ventajas de utilizar termografías en su trabajo. «Con las presiones provocadas por la caza, los ciervos se han vuelto cada vez más nocturnos, lo que hace que la noche sea perfecta para contar el número de ciervos», explica. «Por lo general, el recuento se realiza a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, pero utilizando una cámara termográfica es posible hacerlo por la noche, consiguiendo informes más precisos».

A diferencia de otros países, en el Reino Unido está prohibido sacrificar ciervos por la noche. «Pero una cámara termográfica no es solo una gran herramienta para usar en la oscuridad, hace poco, he comprobado por mí mismo en un par de ocasiones lo útil que puede ser una cámara termográfica durante el día, cuando utilicé la Scout PS-32 de FLIR para explorar una zona boscosa densa para ver si podía detectar alguna fuente de calor», dijo Peter. ¡Y funcionó! En tan solo un mes hubo tres ocasiones en las que detecté fuentes de calor de ciervos que serían imposibles de detectar utilizando otros métodos más tradicionales. Mucha gente sale a realizar batidas cuando todavía está oscuro. Una cámara termográfica les permite explorar el campo para determinar si hay ciervos alrededor. Si hay, te da la confianza de esperar hasta que haya luz suficiente como para acercarte y disparar».

Seguimiento de animales heridos

En County Deer Stalking es importante que la caza de ciervos se lleve a cabo de una manera segura y humana, y que el sacrificio se realice de acuerdo con las Pautas de mejores prácticas para la gestión de ciervos. Un ciervo debe ser sacrificado de forma que no sufra. Sin embargo y a pesar de hacerlo con las mejores intenciones, no se consigue el objetivo de que no sufra. Peter explica; «Al dispararle a un ciervo, normalmente corre un poco antes de desangrarse». No obstante, en muy raras ocasiones, cuando un ciervo no recibe un disparo limpio, puede recorrer una gran distancia para buscar refugio. Antes me llevaba horas encontrar a un ciervo herido en la oscuridad, puesto que lo conseguía siguiendo el rastro de sangre con una linterna. Con la FLIR Scout PS-32 es posible detectar la señal de calor de un ciervo herido, lo que me permite encontrarlo y sacrificarlo con mayor rapidez».

Aprender a trabajar con ella

Una cámara termográfica no es una herramienta mágica que resuelva por sí sola todos sus problemas. Pero, utilizada en combinación con el resto del equipo utilizado para la caza de ciervos, es una adición de gran utilidad. «Se necesita práctica para trabajar con una cámara termográfica en combinación con los prismáticos», dice Peter. «Medir la distancia es complicado con una cámara termográfica. Si utiliza una cámara termográfica en combinación con sus prismáticos, también le llevará un tiempo acostumbrarse a las diferentes imágenes que proporcionan las dos herramientas». Una cámara termográfica es una herramienta perfecta para localizar una señal de calor, pero no siempre es posible identificar a qué animal pertenece la señal detectada. «Con las distancias de disparo típicas, no siempre se puede identificar claramente el origen de una señal de calor, por ejemplo, y las especies de ciervos más pequeñas se pueden confundir con otros animales salvajes como zorros, liebres y faisanes. Por lo tanto, una cámara termográfica no reemplazará al resto de los equipos, aunque sí se trata de una excelente adición al equipo utilizado por un cazador de ciervos profesional. En concreto, es de gran utilidad la serie Scout PS de FLIR, debido a que es lo suficientemente pequeña como para caber en un bolsillo y lo suficientemente ligera como para llevarla con el resto del equipamiento».

Artículos relacionados