FLIR ayuda al cuerpo de bomberos de Beveren a localizar con mayor facilidad puntos calientes y personas perdidas

Los bomberos de Beveren valoran la cámara termográfica FLIR K50 por su asequibilidad, ligereza y facilidad de uso.

El equipo de extinción de incendios adecuado puede ser crucial para un bombero, por su propia supervivencia, por un lado, y para salvar la vida de los demás, por otro. Para garantizar la seguridad de su equipo y ser aún más eficaces apagando incendios, el departamento de extinción de incendios de Beveren (Bélgica) ha invertido recientemente en una cámara termográfica FLIR K50.

Beveren es un municipio situado en la provincia belga de Flandes Oriental, muy cerca de la ciudad de Amberes. El puerto de Waasland (en holandés: Waaslandhaven) también se encuentra en Beveren, en la margen izquierda del río Escalda, frente al puerto de Amberes, situado en la otra orilla del río.

El cuerpo de bomberos de Beveren-Waasland es responsable de la seguridad contra incendios de varios municipios de las proximidades de Beveren, así como del puerto de Waasland, que alberga una serie de empresas de alto riesgo que producen o utilizan materiales químicos o tóxicos. El equipo de extinción de incendios de Beveren está compuesto por 40 bomberos profesionales, 3 oficiales y más de 50 bomberos voluntarios.

El cuerpo de bomberos de Beveren siempre ha estado atento a los avances de la tecnología con el fin de apoyar a su equipo, especialmente en las zonas de alto riesgo del puerto de Waasland bajo su cuidado. Por este motivo, el cuerpo de bomberos lleva varios años utilizando cámaras termográficas. Un tipo de sistema de cámara específico incluye un sistema de cámara PTZ, que incluye una cámara visual y una cámara termográfica de FLIR que se puede montar en el camión de bomberos.

«Llevamos varios años utilizando este sistema y siempre nos ha servido de gran ayuda el contar con un par de ojos extra», comenta el cabo Stefaan Terryn del equipo de Beveren. «Podemos utilizar el sistema PTZ para controlar in situ la situación, detectando posibles puntos calientes y permitiéndonos enviar las imágenes de vídeo a un centro de crisis mediante una conexión inalámbrica. De esta manera, el sistema de cámaras ayuda a las autoridades locales a evaluar in situ la situación desde la distancia y a tomar las medidas adecuadas en el momento preciso».

Cámara termográfica portátil

Mientras que el sistema PTZ se utiliza principalmente para montarlo en un camión de bomberos, el cuerpo de bomberos de Beveren también utiliza la tecnología termográfica portátil de FLIR.  Más concretamente, en 2013, el cuerpo de bomberos adquirió una cámara FLIR K50 de «apuntar y disparar» para aplicaciones de extinción de incendios.

«Para nosotros, esta cámara es muy útil para una amplia gama de aplicaciones», comenta el cabo Stefaan Terryn. «En chimeneas, por ejemplo, la cámara K50 puede ayudar a detectar puntos calientes en un falso techo. También podemos utilizarla para ver los cambios de temperatura derivados de todo tipo de reacciones químicas en contenedores, algo muy útil para nosotros, ya que existen muchas empresas del sector químico en el puerto de Waasland. La cámara termográfica se utiliza sobre todo en puntos progresivos en el tiempo, por lo que podemos ver la evolución de un incendio: tanto si desciende como si aumenta de nuevo la temperatura».

Cuando el equipo de extinción de incendios recibe una llamada urgente, suelen utilizar tres vehículos: el camión de extinción de incendios, una plataforma de escalera aérea y un vehículo cisterna. La cámara termográfica se encuentra en el camión de extinción de incendios y se utiliza principalmente para la revisión de las actividades de extinción de incendios, es decir, para comprobar que todo el trabajo está hecho y que todos los incendios se extinguen con eficacia.

Otra aplicación de esta cámara termográfica es la búsqueda focalizada de personas desaparecidas. Para ello, la cámara FLIR K50 cuenta con una paleta de colores dedicada (modo SAR) para ayudar a los profesionales de extinción de incendios a localizar con facilidad a las personas desaparecidas.

«La cámara también nos ayuda a ver situaciones de peligro sin la necesidad de entrar en una zona específica», añade el cabo Stefaan Terryn. «Hace poco tuvimos que luchar contra un incendio en la cámara de máquinas de un buque que se encontraba en el puerto de Waasland. Este es un buen ejemplo de una situación en la que la termografía es indispensable. Entrar en una cámara de máquinas que está ardiendo es muy peligroso. Con la termografía es posible ver lo que esté sucediendo desde una distancia segura».

Serie K de FLIR

Las cámaras termográficas de la serie K de FLIR se han diseñado especialmente para las tareas más exigentes de extinción de incendios. El sensor microbolómetro no refrigerado, que no requiere mantenimiento, produce unas imágenes claras y con todo detalle de 240 x 180 píxeles (FLIR K40) o de 320 x 240 píxeles (FLIR K50). Las termografías se presentan en una pantalla amplia y brillante de 4” que ayuda a los bomberos a actuar y tomar decisiones precisas con gran rapidez. La serie K está diseñada para funcionar en condiciones adversas. Resiste una caída de 2 metros sobre hormigón, es impermeable (IP67) y funciona a pleno rendimiento a temperaturas de hasta +85 °C.

Cámara termográfica ligera y asequible

«Antes de comprar la cámara FLIR K50, analizamos varios modelos de cámaras termográficas. La cámara FLIR K50 nos pareció la más interesante en cuanto a la relación calidad-precio», comenta el cabo Stefaan Terryn. «A diferencia de otras cámaras termográficas portátiles que habíamos utilizado, la cámara FLIR K50 es además muy ligera, lo que facilita su manejo. Ya llevamos mucho peso, entre el traje contra incendios, la botella de aire y el equipo de alta presión. Por lo que cualquier equipo adicional debe ser ligero. El hecho de que este sea un modelo de «apuntar y disparar» facilita el uso de la cámara K50, a diferencia de otros modelos de cámaras portátiles que tienen una pantalla angular».

Artículos relacionados