K65 conforme con la NFPA®

Cámaras termográficas para aplicaciones de extinción de incendios.

Una cámara termográfica es indispensable en el fragor de la batalla: se trata de una herramienta vital que ayuda a visualizar rápidamente el plan de ataque, localizar puntos calientes y salvar vidas. Lo ideal sería que en cada camión y parque de bomberos hubiera al menos una cámara termográfica de alto rendimiento a mano; Y gracias a que las cámaras de la serie K de FLIR han entrado en escena, ahora es más factible.

Las asequibles cámaras termográficas de la serie K ofrecen formas nuevas y sencillas de ver con más claridad en entornos oscuros y con humo mostrando termografías grandes y brillantes para ayudarle a maniobrar de forma más estratégica, orientarse mejor y encontrar a las víctimas más rápidamente. Con un mejor conocimiento de la situación mejorará la seguridad y las probabilidades de obtener resultados satisfactorios.